Rutas con ninos cerca de madrid

La Pedriza: Pozas y Nacimiento del Manzanares
Contents:
  1. ¿Qué ropa llevar en invierno a una ruta de senderismo en Madrid?
  2. Excursiones con niños cerca de Madrid
  3. Rutas y Excursiones en Madrid
  4. 20 rincones para descubrir la Sierra de Madrid con niños
  5. ¿Qué buscas en Madrid?

Ni demasiado larga ni floja y corta. Ni difícil ni extremadamente blanda. En total, doce kilómetros , seis de ida y seis de vuelta. Y en estos días, cuando ya ha empezado el deshielo, tan verde y deslumbrante, que, al acabar, ya cosquillean las ganas de volver. La ruta del Purgatorio comienza en el Puente del Perdón , justo enfrente del monasterio del Paular sierra de Madrid. El valle de Lozoya suele rebosar de agua, de luz, de vida. Desde entonces y hasta la cascada, el agua salta alegre, sin complejos, entre rocas, campo, risas, un picnic que alimenta, y mucha nieve en el invierno de las cumbres.

En total, sólo siete kilómetros de agrable y llano paseo junto al cauce. Abundan las cuevas , los recovecos creados por el agua.

Las mejores rutas de senderismo en Madrid para ir con niños - La Pedriza

Incluso alguna de ellas, como La Galiana, puede visitarse con guías. Grandes horizontes.

El tiempo en Madrid

El río y la vegetación de ribera son los protagonistas de la primera parte del camino. Del latín arboretum: Para llegar hasta aquí arriba a 1. En esta vertiente de la sierra, desde las Machotas a Abantos, abundaba el agua y el granito, y el bosque de robles era espeso y fresco.

¿Qué ropa llevar en invierno a una ruta de senderismo en Madrid?

Pero la grandiosidad de la obra y las necesidades de la Corte pronto dejaron las laderas como una frente despejada. A finales del siglo XIX comenzó la reforestación con pinos, el paisaje que ahora vemos. Recópolis, una de las pocas ciudades que se conservan de la época visigoda, nos ayuda a dejar volar la imaginación.

El Tajo zigzaguea perezoso al pie de Zorita de los Canes: Los restos sacados a la luz por los arqueólogos nos arrojan violentamente al pasado, en busca de las distintas etapas de la ciudad. La basílica, unida en su momento al palacio, tenía tres naves, y desde los ventanales de todo este conjunto el paisaje debía alimentar el espíritu de sus moradores.

El castillo medieval es la siguiente estación de paso. Y, antes de volver a casa, a nueve kilómetros, Pastrana, la ciudad de la princesa de Éboli. El castillo mudéjar de Coca es una postal reconocible. Es un puñetazo de color ocre rodeado por una gigantesca mancha verde. Allí vamos. En el mismo castillo en un parque situado a la derecha de la entrada arranca una senda ecológica que conduce al corazón del bosque Y así durante los veinte años que se mantiene en explotación cada pino.

Poco a poco ganamos altura, hasta que, a la izquierda, aparece el pinar y un cartel que nos guía hacia la senda. A partir de ahí ya no hay pérdida. Y, de repente, a lo lejos, de nuevo la silueta del castillo , visto desde este mirador verde.

Excursiones con niños cerca de Madrid

La senda, después de cinco kilómetros de caminata, termina en el Parque Recreativo de El Cantosal , a menos de dos kilómetros del castillo. Historia a pie de calle. La senda -sencilla, perfecta para llevar a los niños- comienza junto al aparcamiento situado frente al Camping Valle de Iruelas.

A un lado y otro, junto a los correspondientes paneles indicativos, vemos ejemplares de tejo, pino, acebo, enebro, quejigo, fresno, muérdago, jara o torvisco. Bastan cuarenta y cinco minutos para recorrerla, pero unos metros después de empezar encontraremos un desvío a la derecha, hacia el observatorio Lancha de las Víboras , un mirador para echar una ojeada a la inigualable colonia de buitres del valle. El buitre negro es la estrella de las postales de Iruelas. La excursión puede seguir con las actividades que se organizan aquí, o por nuestra cuenta. Estamos muy cerca del castañar de El Tiemblo , de los Toros de Guisando, de Cebreros y Navaluenga, en una región cruzada de senderos y de arroyuelos que se despeñan sierra abajo.

Ahí se queda la vida gris, la oficina, y empieza el reino del color.

Rutas y Excursiones en Madrid

Por eso resulta milagroso encontrarse un bosque como el de Tejera Negra tan al sur. A la derecha, el bosque de robles luce un tono cobrizo que hipnotiza, y a la izquierda, la umbría envuelve las faldas de los picos de la Buitrera, del Cervunal, del Parrejón y de la Escaleruela.

Primero seguimos la orilla izquierda del Lillas, y luego, al llegar a uno de sus afluentes, giramos a la izquierda para iniciar la ascensión hacia el bosque. Cuando finaliza este tramo hay que girar de nuevo a la izquierda, para tomar una senda ecológica en la que unos paneles informativos aclaran cualquier duda sobre los habitantes del bosque: Ya sólo queda el descenso, con el regalo de una vista sobre la sierra de Ayllón, un horizonte sobrio y duro, castellano.

Si Madrid tuviera mar El suspiro es tan viejo como la memoria. Hasta Felipe II balbuceaba el sueño.

20 rincones para descubrir la Sierra de Madrid con niños

Nos situamos en la plaza de toros de Aranjuez. En seguida, a la derecha, vemos el agua y el comienzo de la ruta. Paneles informativos ayudan a entender el valor ecológico de una zona que, con un poco de mala suerte, podía haber acabado como una escombrera , pero que se ha conservado como un oasis para las aves y para nuestros ojos.

Al final de la senda, una torreta permite apreciar el conjunto del humedal. Para llegar al pie de la cascada nos situamos en la gasolinera de Somosierra, de donde sale una vieja carretera en desuso por la que se puede circular sin dificultad. Empezad la excursión junto al antiguo cementerio de Rascafría, cerca de la Oficina de Turismo.

XVIII donde los reos pedían clemencia. Cerca del pueblo de Patones , al noreste de Madrid, a una hora en coche, hay un lugar estupendo para hacer un pícnic en familia y pasar un agradable día en la naturaleza. Se construyó en el siglo XIX pero al poco de inaugurarse tuvo que cerrarse porque tenía fugas. Hoy en día, es un lugar en el que explorar en familia, meter los pies en el río y observar a los escaladores hacer piruetas para subir la pared de la presa. Continuad por unas escaleras que quedan a la izquierda y accederéis a la zona que debería estar inundada si la presa funcionara.

En su lugar, encontraréis una cuenca con el río en medio y una amplia zona de hierba en la que extender la manta, tumbarse, jugar, correr y pasar el día.

¿Qué buscas en Madrid?

Los adultos disfrutaréis, seguro, de la tranquilidad y el silencio de un lugar realmente encantador. Puede ser un buen plan aprovechar la excursión para hacer un pícnic en el bosque, que cuenta con espacio para ello. Cerca del Palacio hay mesas y bancos en los que se puede descansar tranquilamente bajo encinas centenarias viendo volar a los buitres y otras aves impresionantes.

Sierra Norte de Madrid. Jose Ramiro Laguna. José Ramiro Laguna.


  1. Las mejores rutas de senderismo en Madrid para ir con niños.
  2. mujeres mayores solteras.
  3. Rutas y Excursiones en Madrid.
  4. Rutas de senderismo en Madrid con niños, ¡menudo plan!;

Ayuntamiento de San Martin de Iglesias. Publica un comentario Clic para cancelar respuesta.